El desafío


CAPÍTULO 1.-

Desde allí podía oler la tierra húmeda, la resina de los árboles cediendo a los últimos rayos de sol de aquella tarde de verano. Olía a fresco, olía a destellos de luz picando en las piedras blancas que tapizaban el camino. Incluso la brisa se dejaba seducir por la única oquedad de aquel rectángulo vegetal.

Las puntas de las ovaladas hojas de las plantas trepadoras invitaban subliminalmente hacia el interior del laberinto. A un paso de la entrada y debajo del lugar donde la caprichosa vegetación había formado un arco de medio punto, se encontraba él: dubitativo e inquieto por lo que le pudieran ocultar aquellos frondosos setos gigantes que configuraban el parterre trasero del antiguo palacete.

LEE MÁS » http://www.bubok.es/libros/227587/Mi-Recreo

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Mª José

    !Qué buen relato Rafa!.
    Así, leyéndolo despacito, le he podido sacar más jugo y todavía me gusta más!!!
    ¡Enhorabuena!

  2. Muchas gracias!…viniendo de tí, me alegra mucho más. Como ves no caen en saco roto los consejos de clase… lo digo por las modificaciones de Venus de Milo etc… te suena no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: